Cuatro antiguas ciudades mediterráneas bajo el mar

Cuatro antiguas ciudades mediterráneas bajo el mar
5 months ago 0
Posted in: Sin categoría

Pavlopetri, Thonis-Heracleion, Baia… son algunos de los nombres de ciudades mediterráneas que existieron hace siglos y que, por diferentes circunstancias, acabaron sumergidas bajo el mar. Desde las profundidades del agua, sus ruinas nos recuerdan hoy viejas glorias pasadas que, como en un sueño eterno, son testigo de restos arqueológicos, estatuillas, amuletos… que nos acercan a sus antiguas formas de vida. Vamos a recorrer juntos este apasionante viaje submarino. ¿Qué te parece hacerlo disfrutando de unas @PatatasMarinas?

1. Pavlopetri, Grecia
Se trata de la ciudad hundida más antigua de la que se tiene constancia. En concreto se calcula que su hundimiento se produjo hacia el año 1.000 fruto de los terremotos. Pese a su antigüedad, hoy sus aguas dejan apreciar con claridad cómo eran sus calles, edificios, tumbas de cámara y patios, que se han mantenido casi intactos. Se cree también que debió de tratarse de una ciudad muy importante, ya que tenía una situación perfecta para el comercio en el Mediterráneo (estaba situada frente a la costa sur de Laconia, que data de la época de la Edad de Bronce en Grecia, de enorme aporte histórico-cultural para la cultura y literatura griegas).

2. Kaleköy, Turquía
Antiguamente conocida como Licia, esta isla turca que quedó parcialmente hundida bajo el agua tras un terrible terremoto, fue una vez cuna de la civilización. En concreto en el siglo II Licia era un pequeño pueblo de pescadores situado en la parte norte de la isla, que más tarde se convertiría en un puesto avanzado de los Caballeros de Rodas. Parte de la antigua ciudad se encuentra actualmente situada en tierra firme y es visitada con frecuencia por pescadores, mientras que las zonas más sugerentes e interesantes llevan veinte siglos hundidas en el mar. Eso sí, si bien el pueblo quedó practicamente destruido , sus cristalinas aguas permiten ver algunos de esos restos. Actualmente puede admirase el Castillo de los Caballeros de Rodas y la necrópolis de Licia con vistas al mar, ambos rodeados de olivos, y, un poco más lejos, sumergirse en una escalera que descienden directamente al agua, conectando con parte de las ruinas sumergidas.

Ciudades sumergidas 2

3. Baia, Italia
Antigua ciudad costera asentada en la bahía de Nápoles, todo parece señalar que precedió a la bella Venecia. Su agua mineral y agradable clima atrajeron de inmediato a la nobleza romana en el último cuarto del siglo II a.C. Así, poderosos estadistas construyeron aquí lujosas villas con spas y piscinas con mosaicos donde dieron rienda suelta a las pasiones terrenales. Se sabe también que Cicerón compuso algunos de sus discursos en su retiro junto a la bahía, mientras que Virgilio y Plinio mantuvieron residencias en las cercanías de sus baños públicos.
En los años 60 del siglo pasado las autoridades italianas hicieron un fascinante hallazgo: desde los tiempos de Roma, la presión subterránea había hecho que la tierra que rodea Baia se alzara y hundiera, empujando las ruinas hacia lo alto, hasta que volvían a hundirse de nuevo.
Construida sobre un suelo debilitado, finalmente, la actividad sísmica e hidrotermal de la zona acabaron por sepultar esta atractiva ciudad. Hoy pueden realizarse inmersiones para contemplar los restos arqueológicos que se han conservado de esta ciudad romana.

Ciudades sumergidas 3

4. Thonis-Heracleion, Egipto
Heracleion era el nombre griego de la antigua ciudad egipcia de Thonis, que fue el puerto principal del país del Nilo. Esta ciudad perdida, descubierta en el año 2000 por un equipo franco-egipcio de arqueólogos, debió de desaparecer bajo las aguas tras un terremoto que arrasó la región hace más de 1.000 años.
Los últimos años se han descubierto tesoros como el trazado de la antigua ciudad, con sus puertos, canales y monumentos, más de 300 estatuillas y amuletos pertenecientes al período helenístico, además de 700 tipos diferentes de anclas antiguos, que podrían representar la mayor colección naútica del mundo antiguo.

Y estos son sólo algunos de los tesoros escondidos en las profundidades del Mediterráneo, marinero. Quién sabe cuántas maravillas ocultas quedan aún por descubrir…