El mar, escenario de cine

El mar, escenario de cine
1 month, 2 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

Que el mar fascina al ser humano no es ningún secreto. Su azul intenso, el sonido relajante de las olas, o bien todo lo contrario: la violencia de sus tempestades y los misterios desconocidos que albergan sus profundidades, nos han atraído desde tiempos inmemoriales. Desde luego en el séptimo arte este poder seductor del océano no pasa inadvertido y son muchos los filmes en los que el mar y las ciudades costeras se han utilizado como telón de fondo para contar sus historias. Hoy te traemos tres títulos de películas en las que se da esta circunstancia. Atento, marinero.

Mamma Mía (2008)

Empezamos con una de musicales. En concreto se trata de la versión cinematográfica del popular musical de ABBA, cuya historia pasó a la gran pantalla de la mano de actrices veteranas de la talla de Meryl Streep y Christine Baranski y, en el reparto masculino, contó, entre otros, con Pierce Brosnan o Colin Firth.
Cargada de altas dosis de humor y sin más pretensión que sacar una sonrisa al espectador (que no es poco), el verano de 2008 cantamos y volvimos a recordar clásicos del grupo sueco como Mamma Mía o Gimme, Gimme, Gimme! y nos sumergimos en los paradisíacos paisajes de las Islas Espóradas de Grecia, (aunque en la película la historia se sitúa en la ficticia isla de Kalokair) al tiempo que acompañamos a su protagonista, Sophie, en su periplo por encontrar a su padre tras buscarlo desde niña.

Naúfrago (2000)

Nos trasladamos ahora a una pequeña isla, Monuriki, en Fiyi. Allí, un empleado de correos interpretado por Tom Hanks es el único superviviente de un accidente de avión durante un viaje de trabajo en el que se estrella en algún lugar del Océano Pacífico. Noland tendrá que ingeniárselas para luchar por su supervivencia y sufrirá la tortura de la soledad durante cuatro largos años, hasta que finalmente es rescatado por un buque carguero. Pese a la terrible situación, la cinta nos deleita con los preciosos paisajes de la solitaria isla, ubicada en Monuriki (Fiyi) y muestra aspectos positivos de la supervivencia humana tales como la fuerza de voluntad, el valor de la amistad (enternecedora la escena en la que Noland “conversa” con su improvisado amigo Wilson, una pelota de voleyball), la adaptación a los cambios y el no darse por vencido ante la adversidad.

13b

Durmiendo con su enemigo (1991)

Laura y Martin, a quienes dan vida Julia Roberts y Patrick Bergin en este thriller psicológico, llevan cuatro años casados y viven en una preciosa mansión frente al mar. Se trata de la típica casa de la costa americana que, en este caso, contó con las playas de Kure Beach, pueblo ubicado en el Condado de New Hanover (Carolina del Norte) como telón de fondo.
La pareja protagonista de la historia mantiene, de cara a la galería, una relación idílica, edulcorada además con el prototípico trinomio americano de jóvenes, guapos y de clase acomodada. Sin embargo, tras esa fachada se esconde un marido violento y controlador que hace vivir un infierno a Laura. Ésta dará el golpe maestro cuando, tras ser invitados por su vecino a ir de paseo en yate, finge su ahogamiento para así escapar en busca de una nueva vida.

¿Recuerdas estos títulos? Tanto si los has visto como si no, de lo que no cabe duda es de que acompañar las películas con tus Marinas favoritas es un plan perfecto. Siempre. Cuéntanos si conoces estos filmes en los comentarios 😉