Eubea, isla de los prodigios

Eubea, isla de los prodigios
1 month, 3 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

 

Hace muchos, muchos años, Eubea formaba parte del continente griego, pero un terremoto consiguió separarla de la tierra y convertirla en la segunda isla más grande del mar Egeo después de Creta. Cerca de 4000 kilómetros cuadrados que por suerte para los griegos peninsulares están sólo a dos horas en coche de Atenas.

Es complicado destacar algo de Eubea porque toda ella merece ser destacada. Debido a su emplazamiento estratégico, durante cientos de años perteneció a diferentes civilizaciones, hasta que en 1830 volvió a incorporarse a Grecia. El paso de tantas culturas la ha dotado de un conjunto monumental histórico extraordinario, del que podría sobresalir en cuanto a importancia la ciudad arqueológica de Eretria.

El paisaje de Eubea es impresionante. Sus montañas (Dirfis, el pico más alto, alcanza los 1700 metros y en él se practican deportes alpinos) compiten en belleza con los acantilados y las playas que bordean la isla. Existen misteriosas ruinas atribuidas a los drakospita, enigmáticos pobladores que se dice que estaban emparentados con dragones. Amplios valles en los que se cultivan viñas, olivos, cereales, hortalizas. Y termas naturales que suponen un auténtico consuelo para todos los que van a Eubea a probar sus aguas.

08b

Calcis, la capital, además de albergar la iglesia de San Paraskevi y otras maravillas, incluye un asombroso fenómeno. El canal que separa la ciudad del continente se comporta de manera inusual. En ocasiones con violencia, en ocasiones con calma, en ocasiones con total quietud. En ocasiones, la corriente cambia de sentido hasta catorce veces en un mismo día. Nadie sabe por qué. Ni el mismísimo Aristóteles, que acabó sus días en Eubea, fue capaz de encontrar una explicación.

¿Te animas, marinero, a viajar a Eubea con un buen cargamento de Marinas en la maleta para tratar de dar con la solución?