La Luna y las mareas: un continuo vaivén

2 months, 2 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

luna

Desde la Antigüedad la Luna ha sido un elemento misterioso, casi místico para algunas culturas, que lo consideraban una especie de deidad. Esta fascinación no es para menos, teniendo en cuenta los efectos de este astro sobre la Tierra, el Mar y los seres vivos que la habitamos. Ahondamos en la influencia que la Luna ejerce sobre los océanos. Acompáñanos, Marinero.

El alternativo ascenso y descenso diario del nivel del mar fue considerado durante milenios un misterio. Había quienes creían que aquello era la Tierra respirando. Se requirió el paso de varios siglos para que Isaac Newton diera con la respuesta en la tesis sobre la gravitación, en la que presentó una explicación del movimiento de las mareas.

Entramos en materia. ¿Cómo y por qué se producen las mareas? La gravedad del Sol y, especialmente, de la Luna, atrae el agua de los océanos que está más próxima a ella provocando las mareas, que son subidas y bajadas del nivel del Mar que se producen varias veces al día. En concreto, las mareas se producen como consecuencia de un desequilibrio gravitacional, que descompensa los océanos a lo largo del planeta por la fuerza de la inercia. Del mismo modo, la Luna atrae a la Tierra, pero como ésta es rígida no se produce ese abombamiento. Esto explica también que el océano del otro lado de la Tierra también se abombe, pero en menor medida.

¿Y qué pasa con el Sol? Que de igual modo atrae el agua de los mares, pero lo hace en menor medida que la Luna porque aunque su gravedad es mayor y su tamaño muy superior al de ésta, está más alejado de la Tierra y por lo tanto influye menos, produciendo mareas más débiles.

En cuanto a las mareas, no se producen siempre a la misma hora del día, sino que van variando con las fases lunares, ya que la Luna aparece en el cielo a distintas horas.

Otro factor que también varía es la altura de las mareas, que no es la misma en todos los lugares. Así, en las fases creciente y menguante las mareas son más pequeñas y es cuando se producen las mareas muertas. En cambio, con la Luna nueva o llena, Sol, Luna y Tierra se alinean produciendo mareas mayores, dando así lugar a mareas vivas.