Lampedusa, un tesoro entre dos continentes

Lampedusa, un tesoro entre dos continentes
9 months, 4 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

Antigua base marítima para fenicios, griegos, romanos y árabes, la isla de Lampedusa estaba poblada hasta el año 1553, fecha a partir de la cual piratas berberiscos invadieron el lugar llevándose como esclavos a más de 1000 habitantes. Tras varios ataques, fue finalmente deshabitada. Y no sería hasta el siglo XVII que la familia Tommasi llevó a cabo un programa para repoblarla. A día de hoy, de las dos pequeñas islas que conforman Lampedusa, Linosa y Lampione, sólo la primera está habitada, mientras que la segunda alberga únicamente un faro. Pero vamos a conocer más secretos de este paradisíaco rincón, conocido actualmente por sus playas cristalinas, naturaleza pura y exquisita gastronomía.

Frontera entre dos mundos, Lampedusa alberga las curiosas características de ambos continentes: africano y europeo. Y es que la isla se encuentra a poco más de 200 kilómetros de las costas sicilianas y a tan sólo 152 de las africanas. La costa norte y la del oeste son altas e inaccesibles, al contrario que las dos caras este y sureste, con sus impresionantes playas de arena.

Lampedusa es conocida por sus numerosas costas, desde las de mayor tamaño y, por ende, que atraen las visitas masivas de turistas, hasta rincones prácticamente desconocidos con aguas calmadas y arenas blancas y finas que se escapan entre los dedos.

Aparte de visitar sus playas, grutas y calas, hay algunas actividades que se convierten casi en obligación cuando se viaje a este paraje. Dar una vuelta en barca es una de ellas; un paseo de unas cuatro horas que permite al visitante contemplar de cerca la imponente belleza de sus paisajes.

Los amantes del mundo submarino están de enhorabuena. Lampedusa es característica por la transparencia de sus aguas, así como su abundante flora y fauna, convirtiéndose en el enclave perfecto para las inmersiones submarinas y el buceo. Actividades que pueden practicarse durante el día o cuando cae la noche para los más intrépidos. Bajo el mar se encuentran tesoros como la Madonna del Mare, a 14 metros de profundidad, rodeada de pulpos y sargos.

Lampedusa2--1024x546

No menos impresionante es la inmersión en Taccio Vecchio, repleta de peces de colores y cerca de donde se encuentra Punta Cappellone, uno de los mejores puntos para sumergirse a lo largo de sus acantilados. Tampoco hay que perderse la visita a la isla de Conigli, zona protegida por la presencia de tortugas bobas que dejan allí sus huevos.

Por si fuera poco disfrutar de estos prodigios que ofrece su bello entorno, la situación geográfica de Lampedusa le ha conferido además unas características especiales, tanto en sus tradiciones y costumbres, como gracias a la herencia recibida de los países africanos y árabes.

El amable clima de la isla permite disfrutar de las numerosas fiestas en la orilla del mar que se organizan por todas sus playas. Y, desde luego, nadie debería marcharse de Lampedusa sin probar el cuscús de pescado, plato típico africano muy común también en la cocina siciliana y que en la variedad italiana añade además gambas, langosta y marisco. Si acompañamos esto de sus exquisitos vinos blancos, entramos directamente en el paraíso…