Marco Polo. Fascinante historia de un narrador apasionado

Marco Polo. Fascinante historia de un narrador apasionado
4 months, 2 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

Mercader y explorador veneciano, Marco Polo nació un 15 de septiembre de 1254 en el seno de una familia de comerciantes. Pese a la escasa información fidedigna que existe sobre el personaje que nos ocupa, se sabe que su padre y su tío regentaban una empresa con sucursal en la desaparecida Constantinopla, y que fue en compañía de estos que emprendó el viaje por el que pasaría a la historia.
Con tan solo diecisiete años partió de Venecia en 1271 en una larga embajada comercial que los llevaría hasta la corte del emperador Kublai Kan, en Pekín, comenzando así una maravillosa travesía por tierras orientales. Pero, antes de que Marco Polo se embarcase con su padre y su tío, estos habían emprendido años atrás una expedición conjunta hacia Oriente que los mantuvo en esos parajes durante catorce años. Ya de regreso actuarían como embajadores del emperador, visitando al Papa en su nombre para transmitirle el deseo de Kublai de que éste enviara sabios y sacerdotes a visitar su Imperio. Así, en el año 1271, contando con la bendición del papa Gregorio X, la familia Polo, acompañada por Marco, comenzaría su segundo viaje por tierras orientales.
Cruzaron Persia y se adentraron en las montañas de Asia Central, siguiendo el itinerario de la Ruta de la Seda. Una vez en la ciudad de Kancheu, establecieron contacto con una civilización que practicaba una religión desconocida entonces para Occidente: el budismo. En este lugar permanecerían durante un año, dedicándose al comercio. Esta estancia dio a Marco Polo la oportunidad de viajar por todo el territorio de la dinastía mongol, en pleno apogeo en aquella época, adquiriendo conocimientos sobre su cultura, organización administrativa, construcción de obras públicas, trabajo artesanal de la seda o el uso del papel de moneda.

Sin embargo, a su regreso a tierras venecianas en 1295, sus paisanos mostraron incredulidad, por lo que los Polo se vieron obligados a exponer sus riquezas para que la gente creyera sus historias. Poco después, en el transcurso de una batalla naval entre las flotas de Génova y Venecia, Marco Polo, capitán de una galera veneciana, fue apresado por los genoveses, permaneciendo prisionero durante tres años. Durante este tiempo se encargó de relatar a su compañero de celda, escritor de profesión, su viaje, que quedó recogido bajo el título El descubrimiento del mundo o Libro de las mil maravillas del mundo, que contribuyó a enriquecer los conocimientos geográficos de los europeos.

Marco Polo

Tras ser liberado y de regreso a Venecia, hizo copiar y editar el manuscrito, obteniendo un éxito extraordinario. Y, aunque para algunos la narración fue considerada pura fantasía por su reputación de contar historias apasionadamente, medio siglo después otros viajeros confirmaron lo relatado por Marco Polo. Habría que esperar unos años más para que su información de que un gran océano bañaba Asia por Oriente sugiriese a un marino la idea de que, navegando hacia Occidente por el Atlántico, era posible alcanzar China. Hablamos de Cristobal Colón que, ciento cincuenta años más tarde, en los viajes que lo condujeron al descubrimiento de América, llevaba consigo un volumen del libro de Marco Polo.
“¡Sólo he contado la mitad de lo que vi!”, dicen que expresó Marco Polo en su lecho de muerte, a los 70 años. Al igual que su vida y andanzas, su muerte fue también un misterio porque, aunque enterrado en la iglesia de San Lorenzo, sus restos puede que se dispersaran durante numerosas obras de restauración, ya que su tumba ha desaparecido. Pero no su legado, que ha trascendido a la posteridad a lo largo de los siglos.