Niza, la joya de la Costa Azul

Niza, la joya de la Costa Azul
4 months, 2 weeks ago 0
Posted in: Sin categoría

Fundada por Augusto en el siglo XIV a.C hoy es la capital del departamento de Alpes Marítimos y la cuarta ciudad de Francia, con más de 340.000 habitantes. Su carnaval es una de las fiestas más importantes del invierno en la Costa Azul. Capítulo aparte merecen sus estrechas callejuelas repletas de tiendecitas de artesanía y restaurantes con encanto o las impresionantes vistas desde la Colina del Castillo. ¡Súbete al barco, Marinero, porque hoy nos vamos a Niza!

Aunque al más puro estilo italiano, con su intensa luz mediterránea y sus joyas arquitectónicas, la bella Niza, históricamente perteneciente al Reino de Cerdeña- concretamente en manos de los Saboya, familia que inició la unificación del país convirtiéndose en la primera casa real italiana- es, desde el año 1860, una ciudad francesa.

Como te decíamos, el Carnaval de invierno es una de las fiestas más importantes de esta época del año en la Costa Azul. Impresionantes desfiles conforman el “Corso Carnavalesco”, comitiva formada por 18 carrozas decoradas según la temática escogida cada año. Sin olvidarnos del “Coso iluminado”, un espectacular desfile de carrozas iluminadas que tiene lugar por la noche.

Para los amantes de antiguas ruinas, el Museo Arqueológico de Nice-Cimiez bien merece una visita; con sus más de 2 hectáreas, comprende un anfiteatro, termas que datan del siglo I d.C., calzadas y un conjunto paleocristiano de los siglos V-VII d.C. Además, la Colina del Castillo es otro imperdible. Aunque de éste quedan apenas unos pocos fragmentos de lo que fueron sus murallas, el verdadero atractivo actual reside en las vistas panorámicas que ofrece de la ciudad, además de una cascada artificial y las ruinas que se conservan de una antigua catedral en el recinto.

FESTIVAL

Tampoco hay que perderse la visita a su Mercado de las Flores, abierto todos los días de la semana y en el que, además de flores (los lunes se venden antigüedades en su lugar) puede adquirirse verduras.

El Festival de Jazz de julio es otro de los grandes atractivos de la ciudad. Y, cómo no, sus museos. Tal es el caso del Museo Matisse que, a través de sus numerosas obras, da buena cuenta del largo periodo que el pintor pasó en Niza donde, enamorado de su luz, desarrolló su época pictórica más prolífica. También merece una visita el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo o el Museo Bíblico de Marc Chagall, por nombrar algunos.

Como colofón final a la intensa jornada de viaje, siéntate a contemplar el atardecer y la hermosa luz mediterránea con una bolsa de nuestras @PatatasMarinas en mano, que te las has ganado 😉